Saltar al contenido
Ofertas Trail Running

Desafío Somiedo 2019 MDS

02/11/2019

Mi crónica

No llevó mucho tiempo practicando Trail Runing, poco más de dos años, pero poco a poco he ido aumentando la distancia de las carreras, sin prisa pero sin pausa, pasando de carreras entre 10 y 15 km. a otras que rondan los 25 km. con el fin de ir acercándome paulatinamente a la distancia maratón. Y este año ese era el objetivo, probar suerte en el Ultra Trail. Y qué mejor carrera larga que el Desafío Somiedo. Así que había que planificar bien y entrenar lo suficiente (casi 1000 km., 117 horas y 19000 m. de desnivel de entrenamiento durante 48 semanas, desde principios de año) con  el fin de disputar el VII EDP Desafío SomiedoMDS (47 km.5820 m. de desnivel) con ciertas garantías.

Distancia y perfil

Hay que tener en cuenta que tenía cierto respeto por esta carrera, tanto por la distancia (nunca había corrido más de 30 km, y eso en entrenamientos) como por el desnivel; tampoco me había enfrentado a desniveles acumulados tan importantes. Pero había entrenado bien, planificado la carrera también bien en cuanto a material, habitullamientos, alimentación e hidratación. Así que esperaba sufrir pero no demasiado y llegar al final con  fuerzas, aunque fueran un tanto justa

Se acerca el momento

Hora y media  de viaje en coche desde Gijón para llegar a Pola de Somiedo el sábado 27/07/19 sobre las 7,00 de la mañana. Había que recoger el dorsal y pasar el control para comenzar la carrera a las 8,30h. Ya anteriormente, a las 6,30h., se había dado la salida de la carrera UTDS (83 km. 10300 m. de desnivel).


Acaba de amanecer y el día se presenta muy desapacible, nublado, lloviendo, seguro que en las cimas, además, hace frío. Pero, ¿quién dijo miedo?, estamos preparados y, además, no hay mal que por bien no venga, así evitamos el calor que sin duda debería ser bastante fuerte si el  día estuviera despejado.


Desde la misma salida ya se respira un ambiente especial en esta carrera. A pesar de lo desapacible del día hay mucha gente animando en Pola de Somiedo y eso se agradece. Previo a la salida suena el Asturias Patria Querida y los speakers (DepaChito Gobitu) no dejan de animar al personal.

Comenzamos…

3, 2, 1, y salimos de Pola de Somiedo para inmediatamente empezar a ascender y dirigirnos hacia La Peral (km. 11,3 960m+ 300m-). Da gusto cuando todo un pueblo como Pola de Somiedo se vuelca con la carrera, todo son gritos de ánimo para los corredores.

Abandonamos el pueblo y empezamos la subida bajo una ligera lluvia que obliga al uso de membrana y de una gorra para que aparte el agua de la cara. Ya inmediatamente me doy cuenta de que va a ser un día de mucho barro, de muchísimo barro, lo que sumará una dificultad más a la carrera. En estos primeros km. siento las piernas un poco cargadas, pero la pendiente continua enseguida me hace entrar en calor y me encuentro bien, con buen ritmo. Coronamos la braña de Mumian bajo una ligera lluvia antes de descender hacia La Peral (km. 11,3) donde encontramos el primer habituallamiento. Rellenamos de agua y a seguir.

Desde la primera hora intento ser estricto con la alimentación, la hidratación y las sales. Una pastilla de sales por hora (para evitar los calambres) y entre 60 y 90 gramos de carbohidratos también por hora (combinando geles, con y sin cafeína, y barritas 226ers). De reserva llevo gominolas energéticas. De todas formas, los habituallamientos son todos muy completos y aprovecho para rellenar los soft flask de isotónico y comer algo de fruta, chocolate y sándwiches de nocilla.

Atravesamos varios valles, algunas veces entre una ligera niebla y con lluvia intermitente que poco a poco parece que va a menos aunque el día no acaba de despejar. Una lástima, pues las vistas de estos valles y desde los altos deben de ser impresionantes. Y así llegamos a Branaviecha (km. 17,3). Reponemos agua y seguimos, las sensaciones siguen siendo muy buenas y las fuerzas acompañan. Ascendemos poco a poco por el valle buscando al fondo y a la izquierda el punto más alto de la carrera, la cumbre del Pico El Cornón (2188m.). Los últimos metros cuestan lo suyo, el desnivel aumenta y los bastones ayudan, casi se hacen imprescindibles para aligerar un poco de trabajo a las piernas.

En el descenso de El Cornón hacia El Puerto (km.30,5) las piernas ya empiezan a dar signos de fatiga, pero nada preocupante, continúo con fuerzas y mentalmente a tope, disfrutando mucho de la carrera a pesar del clima. Primero, desde la cumbre, descendemos por senderos empinados y arenosos, más abajo en el valle atravesamos monte bajo y praderías. Por esta zona, unos km. antes de llegar a El Puerto, la mezcla de barro y hierba complica bastante el descenso. Muchísimo barro y muy resbaladizo (empiezo a pensar que quizá hubiera sido mejor calzar las Salomon Speedcross 4 y no las New Balance Summit K.O.M. que traigo hoy, y que con tanta agua y barro quizá éstas últimas no sean la mejor opción). Dos resbalones en dos km. casi consecutivos y un bastón partido en cada caída, estoy seguro que más adelante, en la subida que hay antes de Valle de Lago, voy a echar mucho de menos la ayuda de los bastones.


En El Puerto hay mucho ambiente, mucha gente y un habituallamiento muy completo. Aprovecho para descansar unos minutos, comer un poco y cambiar los calcetines. Estaba empezando a tener algún problema de ampollas en la planta de los pies y creo que puede ser debido, más que a los calcetines (lurbel), a las zapatillas New Balance.


Desde El Puerto (km.30,5) hasta Valle de Lago (km. 39,7) hay que atravesar un collado, la última ascensión significativa, que se me “atraviesa” un poco. Los km. ya empiezan a pasar factura. Aunque me siento bien de fuerzas las piernas, sobre todo los muslos, están muy cargados. No poder utilizar los bastones es un hándicap importante, estoy muy acostumbrado a su ayuda, sobre todo en las subidas. Además, después de coronar, el descenso hacia Valle de Lago (km. 39,7) se encuentra lleno de barro y piedras. Supongo que si el terreno estuviera seco las cosas serían bastante más fáciles y, por supuesto, eso se notaría también en el cronómetro. Así y todo, poco a poco van pasando los km. y la llegada a Valle de Lago (km. 39,7) anticipa ya una meta más cercana. La verdad es que falta muy poco, lo peor ya está hecho, este Desafío Somiedo 2019 MDS parece que va a ser nuestro.
Ultimo habituallamiento en Valle de Lago (km. 39,7) y ya todo en descenso hacia la meta, hacia Pola de Somiedo (km. 47). No queda otra que bajar el ritmo porque los cuádriceps ya empiezan a colapsar, y más en esta parte final, toda ella en bajada. Pero el dolor de los cuadriceps ya no significa nada con la meta tan cerca, enseguida se empieza a sentir la megafonía y a los speaker de la carrera, la meta está ya muy muy cerca.

Ya sentimos la meta muy cerca…


En el último pueblo, muy poco antes de la meta, hay  un último habituallamiento en el que incluso te ofrecen sidra, todo un detalle. Lo agradezco muchísimo, muy pocas meces un culín me supo tan  bien.
Y, por fin, un sendero desemboca en la carretera que a falta de 1 km. aproximadamente te lleva a Pola de Somiedo (km. 47). Nada más entrar en Pola de Somiedo la gente te anima y  te vitorea como si fueras el primero. El puente de piedra que cruza el río está abarrotado de gente. Y nada más cruzarlo te encuentras con una alfombra y los arcos de los patrocinadores que te llevan directamente a una plataforma donde se encuentra el arco de meta.

Por supuesto que el momento es muy emocionante, la entrada en el pueblo lleno de gente y la llegada a meta mientras los speaker (DepaChito Gobitu) animan al personal. No sólo ha sido el esfuerzo de la carrera, han sido muchos meses de entrenamiento (a veces de noche, con frío, con calor….) y, sobre todo, ha sido un reto de superación personal.

En estos momentos recuerdo cuando, y no hace tanto, que empezaba a correr y 5 minutos seguidos ya suponían un esfuerzo importante. Pero con trabajo, con ganas y con voluntad se puede llegar muy lejos. Si se pone el empeño y  la determinación suficiente realmente puedes llegar donde quieras. Darte cuenta de todo esto supone  una satisfacción incalculable. Porque cumplir los sueños no tiene precio.

323 corredores  –  puesto 281 general  –  252 masculina  –  116 categoría  –  8h 57min

Roberto Cernuda – YouTube

Objetivo conseguido

Como experiencia esta carrera ha sido brutal. En una carrera larga de este tipo pasas por muchos momentos, tan pronto vas bien como a los pocos km. tienes problemas, y un poco más adelante vuelves a ir bien. Aprendes a gestionar muchos factores (alimentación, hidratación, climatología, material…) y también a administrar las fuerzas. La mentalidad es tanto o más importante, son muchas horas corriendo en la montaña, algunas en soledad, y hay estar preparado para superar cualquier contratiempo que pueda surgir. Por todo eso creo que me van a gustar cada vez más los ULTRAS y, por supuesto, esto no se queda aquí; ahora, a partir de este momento, toca plantearse nuevos retos e ir pensando en el próximo objetivo.

Roberto Cernuda.

Chito Speaker – Total Trail – Desafío Somiedo – YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *